Nueva Sección: Pichangas Semanales

Inicio  /  Nueva Sección: Pichangas Semanales

EL MERO MERO DE MÉXICO


 // 20 de Marzo de 2017 //  

Fue difícil elegir un jugador mexicano al cual destacar con uno de nuestros “momentos inolvidables” que convertimos en dibujo estilo cómic. La lista evaluada empieza obviamente con la plasticidad de Hugo Sánchez, un goleador de fuste y gran trayectoria en Europa, seguía con el solvente Rafa Márquez y su importante presencia en la selección, e incluso hacía guiños a la espectacularidad del portero Jorge Campos. Pero Cuauhtémoc pudo más.

Pasa que cuando vez a tipos como Cristiano Ronaldo, por poner un ejemplo claro, sabes que se trata de un atleta, es evidente que es un deportista de alto nivel. En cambio cuando vez a tipos como Cuauhtémoc – o el chupete Suazo – su imagen dista bastante de la de un atleta. El prejuicio lleva al error - y posterior humillación en cancha, si el que comete ese error es jugador de fútbol - de pensar que no es un gran deportista. Ahí esta el tema; buena parte de la popularidad del fútbol radica en que es un deporte en que hay muchas habilidades que van mas allá de lo atlético, y que por ende permite que personas sin tantas facultades físicas puedan incluso superar a otros que si la tienen. Blanco es una de los grandes ejemplos de ello. No era particularmente rápido, ni resistente, ni alto, ni de fuerte pegada, pero tenía todas las otras habilidades que un gran mediapunta debe tener; gran ubicación espacial, buena visión de campo, lectura del juego, buen control de balón, y otro lote de condiciones que sólo se obtienen en el barrio; la falta de respeto a lo establecido necesaria para competir de igual a igual contra los grandes, astucia aguda para provocar y aprovechar momentos de debilidad – o inocencia – de los contrincantes,  y por si fuera poco, unas tremendas bolas para dar siempre lo mejor de sí por la selección de su país en partidos oficiales, que es cuando vale.

Ver a Cuauhtemoc en cancha era la confirmación constante de que el talento y un buen cerebro valen un millón de veces más que mil futbolistas-atletas que corren para todos lados.

La “Cuauhteminha” es el resumen perfecto de su forma de jugar. Estéticamente poco ortodoxa, pero la solución perfecta para obtener ventaja de una situación de desventaja, ocupando el cuerpo de sus contrincantes, y sus dos brazos como las alas del águila que esta literalmente presente en su nombre, en su bandera, y en el club de sus amores.

¡Esperamos les guste este tributo!

Dibujo/Color: Álvaro Torrens

tamaños de descarga  :  HD     -     4K 
¡Compártanlo todo lo que quieran!








ROMPIENDO LA HISTORIA

 // 14 de Marzo de 2017 //  

Nosotros, los chilenos, nunca hemos ganado una copa del mundo. Nos apasiona en demasía el fútbol, y a veces ese ímpetu nos lleva por el sinuoso camino de la esperanza, que muchas veces se recorre a ciegas y sin las suficientes señaléticas de peligro en la vía. Con los años se acumulan desilusiones, pero también se afina el ojo sobre cuando volver a encumbrar la ilusión, cuando hay de verdad un equipo con el cual sí se puede dar batalla.

Quizás por todo esto nos es posible empatizar con el sentir español asociado al momento inmortalizado en este humilde dibujo.

Generación tras generación colmada de promesas futbolísticas, de jugadores nacidos para la gloría, pero nunca para levantar esta copa. Años de repetirse y discutir con los amigos cosas como “Empujaron al Divino Zamora”, “el gol fantasma de Michel”, “el codazo de 1994” o “el robo ante Corea del Sur en 2002” . Relatos amargos que se acumulan unos sobre otros hasta el 2008, año en que el trabajo de reformación y refresco de jugadores da su fruto, logrando torcer la historia y ganar la Eurocopa.

Ahora la selección española no sólo prometía, sino que tenía un estilo claro de juego, de gran factura técnica, mucho pase, mucha posesión, y por ende de gran control del juego.

¡Qué buen momento para ir a un mundial!

Seguramente la esperanza estaba ahí, mas alimentada que nunca, debido a que esta vez, por fin, España llegaba no sólo como una proyección, sino que como una certeza, ¡pero no por eso sería fácil!.

A pesar del gran trabajo táctico y técnico de la selección española, cada partido jugado fue un problema, un pantano, un escollo. La gran mayoría de sus contrincantes optaron por retroceder sus filas, defender con el autobús completo, y contragolpear si es que se daba la oportunidad. Una vergüenza. Al menos Chile fue la excepción en ese sentido; a morir con las botas puestas. España metódicamente y con paciencia hizo lo suyo en cada enfrentamiento; se adueñó de la pelota, del campo de juego, y tocó el balón hasta que el espacio se abriera, y en ese segundo, en ese pestañeo, meter pases de precisión que permitieran romper muros.

La final fue mas de lo mismo. Holanda entró sabiendo que no era suficiente contrincante para esta España. Agrupó a sus jugadores atrás, y cuando no pudo con el “tiquitaca” metió patada tras patada. La violencia hubiera funcionado contra otros menos preparados, contra otros menos curtidos en cancha, pero no hizo mella en jugadores con las bolas y la cabeza bien puestas, que saben que esas patadas se pegan cuando ya no se tiene mas recurso para cortar el juego.

El alma de España se paralizó con  la arrancada de Robben, ese era el gol de pizarra, la jugada prediseñada con la que todos sabíamos que Holanda esperaba cerrar el partido, pero Casillas no quiso que esa fuera la historia escrita, no sería de ese modo. Holanda simplemente no tenía otro modo.

Las copas tienen la virtud de ser aún mas extremas físicamente que el común de los torneos. Escribo virtud porque todo el tiempo que deben estar los jugadores en concentración, la continuidad del esfuerzo, las lesiones, los dolores, las peleas internas, son las que finalmente hacen emerger a los verdaderos campeones, a los que están preparados y decididos a hacer lo necesario en esos momentos de alta exigencia.  En este caso el jugador que emerge es Iniesta. Cualquier jugador de menos jerarquía lo hubiera vivido como un problema, como una de esas pelotas que queman, y que se nota que sólo quieren cumplir con patearla para que el momento acabe pronto. Pero no, era Iniesta el encargado de administrar ese balón, un tipo que sabe lo que cuesta que la pelota llegue hasta ahí, con ese perfil, con esa cantidad de espacio, con esa velocidad. Para él no era un problema, era la oportunidad perfecta para terminar la agonía en un solo tiro, a 4 minutos de los penales. Sin dudar la cruzó con fuerza, con todo el cuerpo, con todo el país empujando su pie, y el resto es historia, pero una de esas historias que vale la pena recordar. 

Para cuando quieras recordar ese importantísimo gol, creamos esta imagen al estilo de nuestra historieta de fútbol "Pichanga". ¡Esperamos les guste!


tamaños de descarga  :  HD     -     4K 

¡Compártanlo todo lo que quieran!


Dibujo/Color: Álvaro Torrens




EL MOMENTO EN QUE SOMOS CAMPEONES

 // 10 de Marzo de 2017 //  



Hay momentos imborrables en la memoria de cada persona, a veces mas cercanos a cicatrices invisibles, otras,  mas parecidos a un tatuaje cósmico. Hay también momentos indelebles que compartimos con otras personas, y que afianzan para siempre relaciones que vale la pena guardar. Finalmente, hay momentos inmortales que cruzan la vida de todo un país, que nos identifican, y que nos unen alrededor de una experiencia transversal. Un buen ejemplo son los terremotos; todos recordamos lo que hacíamos en el momento de cada terremoto fuerte que nos ha tocado vivir, y nos permite relatar esa experiencia y unirla a las experiencias de otros chilenos, sin importar si fue mas o menos trágica. 

La primera Copa América ganada por Chile es exactamente lo mismo, una onda sísmica que recorre todo el territorio nacional, no de sur a norte, sino que desde dentro hacia afuera, sacudiendo todo a su paso, derribando esas anquilosadas construcciones de derrotismo y chaqueteo, dejando en el piso todos esos pensamientos del tipo "no se puede", "la copa se mira, pero no se toca", "triunfo moral", y cubriéndolos con la suficiente tierra para construir una nueva mentalidad encima, esa en la que sí nos sentimos capaces de batallar de igual a igual con cualquier contrincante, esa en la que podemos lograr lo imposible, esa en la que podemos perseguir nuestros sueños y alcanzarlos. ¡Esa en que la somos campeones!

Quisimos darle forma al recuerdo colectivo a través de este dibujo del momento preciso en que el balón entra lentamente al arco argentino, con el portero volando hacía el otro lado, mientras todos los jugadores, el estadio y el resto de Chile saltan para gritar ¡GOL! . 


tamaños de descarga  :  HD     -     4K 

¡Compártanlo todo lo que quieran!




NUEVA SECCIÓN: PICHANGAS SEMANALES

 // 23 de Febrero de 2017 //  

Hace mucho tiempo en los diarios, generalmente cerca del puzzle, aparecían unas tiras cómicas de personajes como Condorito, Olaf y muchos otros. Ahora esa costumbre se ha perdido notablemente. Pero nosotros , porfiados y sin diario propio, la retomamos en este sitio web con los personajes de Pichanga y algunas de sus aventuras cortas (o cortitas y al pie). 


Cada jueves lanzaremos una nueva tira, tanto en este sitio como en nuestras redes sociales, esperemos que les gusten y las compartan con sus amigos.
Saludos.



LANZAMIENTO DE "PICHANGA"

 // 31 de Enero de 2017 //  


Hoy es un día importante para esta Editorial... es nuestro debut!!. Después de largo tiempo de espera lanzamos Pichanga - Puro Fútbol. Un cómic infantil que trata sobre esa pasión que es el fútbol y como la viven estos 4 amigos. Evidentemente una obra inicial tiene mucho de autobiográfica, por ende, mucho de lo que estos niños experimentan tiene relación con la forma en que el autor vivió su niñez, y en particular, en la importancia que tiene el fútbol en esta etapa de su vida. 



Si les gusta el cómic, pueden comprarlo acá: Cómprame

¡124 hojas por $2.500!

Esperamos que nuestras historias sean de su interés.

¡Saludos!