El mero mero de México

Inicio  /  El mero mero de México

EL MERO MERO DE MÉXICO


 // 20 de Marzo de 2017 //  

Fue difícil elegir un jugador mexicano al cual destacar con uno de nuestros “momentos inolvidables” que convertimos en dibujo estilo cómic. La lista evaluada empieza obviamente con la plasticidad de Hugo Sánchez, un goleador de fuste y gran trayectoria en Europa, seguía con el solvente Rafa Márquez y su importante presencia en la selección, e incluso hacía guiños a la espectacularidad del portero Jorge Campos. Pero Cuauhtémoc pudo más.

Pasa que cuando vez a tipos como Cristiano Ronaldo, por poner un ejemplo claro, sabes que se trata de un atleta, es evidente que es un deportista de alto nivel. En cambio cuando vez a tipos como Cuauhtémoc – o el chupete Suazo – su imagen dista bastante de la de un atleta. El prejuicio lleva al error - y posterior humillación en cancha, si el que comete ese error es jugador de fútbol - de pensar que no es un gran deportista. Ahí esta el tema; buena parte de la popularidad del fútbol radica en que es un deporte en que hay muchas habilidades que van mas allá de lo atlético, y que por ende permite que personas sin tantas facultades físicas puedan incluso superar a otros que si la tienen. Blanco es una de los grandes ejemplos de ello. No era particularmente rápido, ni resistente, ni alto, ni de fuerte pegada, pero tenía todas las otras habilidades que un gran mediapunta debe tener; gran ubicación espacial, buena visión de campo, lectura del juego, buen control de balón, y otro lote de condiciones que sólo se obtienen en el barrio; la falta de respeto a lo establecido necesaria para competir de igual a igual contra los grandes, astucia aguda para provocar y aprovechar momentos de debilidad – o inocencia – de los contrincantes,  y por si fuera poco, unas tremendas bolas para dar siempre lo mejor de sí por la selección de su país en partidos oficiales, que es cuando vale.

Ver a Cuauhtemoc en cancha era la confirmación constante de que el talento y un buen cerebro valen un millón de veces más que mil futbolistas-atletas que corren para todos lados.

La “Cuauhteminha” es el resumen perfecto de su forma de jugar. Estéticamente poco ortodoxa, pero la solución perfecta para obtener ventaja de una situación de desventaja, ocupando el cuerpo de sus contrincantes, y sus dos brazos como las alas del águila que esta literalmente presente en su nombre, en su bandera, y en el club de sus amores.

¡Esperamos les guste este tributo!

Dibujo/Color: Álvaro Torrens

tamaños de descarga  :  HD     -     4K 
¡Compártanlo todo lo que quieran!